Oficinas

La implantación sistemática en edificios herméticos, o no, de sistemas de Aire Acondicionado que renuevan solamente en forma parcial el aire natural, ha puesto de manifiesto en los últimos años la gravedad de un problema hasta ese momento inadvertido. Además, en muchas ocasiones en ciudades o zonas con un alto nivel de polución, el aire procedente del exterior tampoco es un aire libre de contaminantes y con la calidad debida, por lo que la simple renovación del aire tampoco supone garantía de Calidad de Aire Interior.

En los edificios, los índices de contaminación pueden excederse debido a malas condiciones internas de suciedad, polvo, humedad, gases tóxicos, hongos y aguas estancadas, o bien crear cuadros absolutamente nuevos de contaminación en el interior del edificio.

En muchos casos, y principalmente en los edificios nuevos, sobretodo oficinas y despachos, sin ventilación natural, un alto grado de sus ocupantes presentan problemas que se manifiestan en dolores de cabeza, y una sensación de malestar general y fatiga. La presencia de estos síntomas se conoce como “Síndrome del Edificio Enfermo”, y pueden agravar otras enfermedades.

Desde un punto de vista estrictamente económico la producción anual de las empresas disminuye debido al bajo nivel de la Calidad del Ambiente Interior, y falta de control de las infecciones que contribuyen al aumento del absentismo.

Esta tecnología no sustituye ni elimina los sistemas de filtrado previo y preexistentes en los edificios, oficinas y residencias, sino que más bien los complementa y supone una ayuda adicional para el cumplimiento del RITE. Son precisamente las partículas más pequeñas, las biológicamente más peligrosas, las que los filtros se ven incapaces de recoger y sobre las que nuestra tecnología sí se muestra muy eficaz.

De igual manera esta tecnología es un componente sustancial de la Eficiencia Energética, ya que con la mejora de la Calidad del Ambiente Interior de los EDIFICIOS, OFICINAS Y RESIDENCIAS, se reduce sustancialmente la necesidad de renovación del aire y su climatización.